Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘infancia’

Queridos lectores,

Desafortunadamente sí, lo se, tengo el blog muy abandonado, aunque muchos seguís siguiéndome y enviando emails con consultas, lo cual agradezco enormemente. Mis otros quehaceres, laborales y familiares, me tienen un poco distanciada de éste, mi espacio personal. Sin embargo, sabéis que podéis seguir mis artículos semanales sobre nutrición infantil y durante el embarazo y la lactancia en la revista para padres guiainfantil.com. Aquí, en la columna de la derecha, podéis clicar en el enlace “Mis artículos en guiainfantil” y leerlos todos. No os los perdáis!

Anuncios

Read Full Post »

Últimamente he estado ausente, mil perdones, pero nuestra mudanza a Reino Unido y la extensa re-organización y papeleo que establecerse en un nuevo país requiere me tiene bastante mas ocupada de lo que me gustaría…

Ademas, añadido a todos mis quehaceres, últimamente me encuentro revisando los menús de algunos comedores escolares y permitidme decirlo, dejan bastante que desear.

Dar de comer implica cuidar el menú de forma que incluya variedad de alimentos, sea equilibrado a la vez que apetecible, satisfaga las necesidades nutricionales y contribuya a la promoción de unos hábitos alimentarios correctos en quienes lo consumen.

La adecuación, cualitativa y cuantitativa de los menús a las necesidades nutricionales de los escolares es responsabilidad ineludible de la empresa encargada del comedor escolar, sea o no por medio de un especialista en alimentación infantil.

Los pilares de la dieta mediterránea incluyen, entre otros:

  • Consumir al menos 5 raciones de frutas y verduras al día.
  • Legumbres al menos 2 – 3 veces por semana.
  • Pescado unas 3 veces por semana.
  • Incorporar los frutos secos en la dieta.
  • Utilizar aceite de oliva como aderezo y para cocinar.
  • Evitar o restringir los fritos, empanados, rebozados, croquetas…

Los menús analizados en las ultimas semanas distan mucho de lo que podría considerarse un menú sano y equilibrado para nuestros escolares (2-12 años).

En primer lugar, el aporte calórico es excesivo, entre 700 y 900 kcal, lo cual está muy por encima de lo recomendado, aun teniendo en consideración el caso de los niños de 12 años. Ademas, la variedad de frutas y verduras propuestas es mínima, sumado a que al menos dos veces a la semana el postre es un lácteo en lugar de la fruta fresca que seria lo mas apropiado.

El consumo de pescado es bajisimo, y la variedad de carne es escasa, variando únicamente entre pollo o pavo y cerdo. Ademas, se incluyen con frecuencia fiambres y preparados cárnicos, cuyo contenido en grasa es muy superior al de la carne fresca.

La cantidad de legumbres también esta por debajo de lo aconsejado, y se utilizan en exceso los precocinados tipo croquetas, empanadillas o san jacobos, que ademas de no ser saludables, se preparan fritos (y no precisamente en aceite de oliva), añadiendo una enorme cantidad de grasa al plato.

Esto es solo un repaso a los puntos mas llamativos de la revisión que he llevado a cabo, pero es sorprendente como se puede tolerar que nuestros hijos estén aprendiendo a comer con estos menús. Y luego nos extrañamos de los alarmantes niveles que esta alcanzando la obesidad infantil…

Read Full Post »

Quería compartir con todos vosotros un artículo curioso que ha caído en mis manos por casualidad, en el que relacionan el abuso de complejos multivitamínicos en la primera infancia con el autismo.

El autismo (recordad que no soy médico, así que mis disculpas si pego alguna patada a la terminología) es un desorden neurológico que suele aparecer en los primeros 3 años de vida y afecta, en general, más al genero masculino que al femenino. Se asocia frecuentemente con niveles alterados de monoaminas (serotonina y catecolaminas) y particularmente con la tendencia a presentar niveles de serotonina elevados. Las monoaminas actúan como neurotransmisores y como moléculas “señal” en el tracto gastrointestinal y el sistema inmunitario. De este modo, un desajuste en su metabolismo puede afectar seriamente la salud, y en el caso del autismo, jugar un papel importante en el desarrollo de la enfermedad.

Está confirmado que el exceso de algunas vitaminas puede ser toxico para la salud, además de afectar ciertas rutas metabólicas. También está probado que en el desarrollo del autismo están implicado tanto factores genéticos como ambientales. Según estas afirmaciones, como el autismo está relacionado con la estabilidad en los niveles de monoaminas, el abuso de vitaminas podría ser un riesgo añadido a tener en cuenta.

Es evidente que confirmación no hay ninguna, y que en este artículo solo sugieren que pueda ser un riesgo adicional que sumar a los factores genéticos, pero, como ya he dicho en muchísimas ocasiones, consumir complejos vitamínicos de manera habitual es un peligro innecesario para la salud, ya que con una dieta sana y equilibrada proporcionamos a nuestro organismo suficientes vitaminas y minerales como para cubrir nuestras necesidades y mantener nuestras reservas.

Read Full Post »

En ocasiones se utilizan complementos vitamínicos para niños en diversos formatos, algunos tan atrayentes como los que se asemejan a chicles o a gominolas. Estos complejos vitamínicos son de fácil adquisición, ya que no necesitan receta, y pueden comprarse y suministrarse al niño sin necesidad de pasar por la consulta del pediatra. Además, el hecho de que sean tan atractivos para el niño hace que la sobredosis sea un accidente bastante probable.

En los últimos años se ha publicado un estudio que da la voz de alarma sobre varios casos de sobredosis de vitaminas en niños debido al consumo de estos complementos (ingesta de entre 100 y 150 gominolas en el transcurso de 3-5 días).

Concretamente se analizaron las cantidades circulantes de vitamina A en sus diferentes formas, hallándose valores muy superiores a los recomendados en condiciones normales, y observándose que estos valores alcanzaban su máximo semanas después de la ingesta, algo que no había sido observado hasta la fecha. Afortunadamente, los niños no desarrollaron los síntomas clínicos típicos de hipervitaminosis. Sus exámenes físicos fueron normales y específicamente no se detectaron complicaciones gastrointestinales, renales ni neurológicas.

Aunque se han descrito complicaciones derivadas de la ingesta excesiva de vitamina A en adultos en la literatura, incluso en dosis más bajas de las detectadas en este estudio, la dosis letal de esta vitamina se ha demostrado ser mucho más alta. En la bibliografía he encontrado, de hecho, un artículo en el que la muerte de un niño se produce por la ingesta continuada (durante 11 días) de dosis de vitamina A de 90000 unidades internacionales (la ingesta de los niños del estudio era de alrededor de 250000 UI).

Es más, se ha demostrado que los complejos vitamínicos en los que la vitamina A se vehiculiza en formatos hidrofílicos, emulsiones o simplemente en formatos sólidos, como es el caso de las gominolas, la absorción de la vitamina A es hasta 10 veces mayor que en aquellos complejos en los que se utilizan aceites (liposolubles), por lo que la toxicidad aumenta, pudiendo ser letal a dosis inferiores.

Para concluir, aunque se ha demostrado que dosis elevadas de vitamina A (en complejos lipofílicos) suministradas de manera intermitente en niños con probables deficiencias (países del tercer mundo, por ejemplo) son perfectamente seguras, la ingesta de estas dosis en niños cuyos niveles de vitamina A circulante son los adecuados, y además el formato de la vitamina es no lipofílico, no son, para nada, seguras. De hecho, tras un caso de sobredosis puntual infantil, y debido a que la concentración de retinol en suero continúa aumentando durante semanas tras la ingesta, es recomendable monitorizar la cantidad de vitamina A en sangre durante varios meses y consumir una dieta libre de vitamina A.

Sabemos que la vitamina A es una de las vitaminas liposolubles, y por tanto, su tendencia es a acumularse en el organismo (o a ser más difícil de eliminar que el exceso de vitaminas hidrosolubles), lo cual es un agravante a tener en cuenta a la hora de suministrar suplementos vitamínicos innecesarios, no sólo en la infancia.

Read Full Post »

La primera semana de agosto es la Semana Mundial de la Lactancia Materna, aunque en España se celebre en octubre ya que en agosto no estamos muy “operativos”.

Creo que no es necesario que os diga que la leche materna es el mejor alimento para el bebé en exclusiva durante los primeros 6 meses de su vida y posteriormente complementado con otros alimentos, hasta que poco a poco el bebé vaya comiendo lo que habitualmente comemos los demás en casa.

Creo que no es necesario que os relate las ventajas de la lactancia materna, básicamente en cualquier pagina de lactancia os las relatan, y lo hacen mucho mejor que yo.

Solamente quiero manifestar mi elección de comer productos naturales, tomates del huerto de mi padre, que sepan a tomates, lechugas que sepan a lechuga, huevos de las gallinas de mi tío Juan, y pollo que no suelte hormonas por las orejas, entre otros.

Solamente quiero decir que si para mí elijo lo natural, no van  a ser menos mis hijas.

Y solamente quiero decir una cosa más, y es que, cuando a algo lo llaman “artificial”, por algo será, no?

Y así, entre paréntesis, quiero añadir que yo sí he dado lactancia artificial en algún momento (a mi hija mayor), muy a mi pesar y por circunstancias ajenas a mi voluntad, pero si tú que me lees das a tus hijos lactancia artificial porque lo has elegido tú, ole por ti.

No dejes que otros decidan por tí, sea cual sea tu decisión.

Feliz semana de la lactancia y feliz lactancia.

Read Full Post »

Si bien es cierto que los zumos elaborados en casa o aquellos 100% naturales tienen vitaminas, sus beneficios no son equivalentes a los de la fruta fresca. El consumo ocasional de zumos de frutas no esta reñido con la dieta sana, pero sí lo está la sustitución de la fruta fresca por zumos o la ingesta de zumos como sustitutos del agua. Y en España, cada vez se consumen más zumos y menos frutas frescas. ¿Es esto recomendable?

Más concretamente, las encuestas realizadas por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) en los últimos años, revelan que el consumo de frutas, verduras y hortalizas en España va en descenso, mientras que, de forma paralela, el consumo de zumos de fruta (sustituyendo a la fruta fresca y entera) va en aumento. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los zumos presentan, a la par que ventajas, algunos inconvenientes que veremos a continuación.

Son muy conocidos los beneficios del consumo de frutas frescas. De hecho, hay estudios que revelan que un mayor consumo de fruta se puede relacionar con un menor exceso en el peso corporal, o dicho de otra manera, una menor tendencia a la obesidad a largo plazo. En el caso del zumo natural, por el contrario, estudios relativamente recientes han puesto de manifiesto que su consumo habitual aumenta el riesgo a padecer diabetes en mujeres, debiendo limitarse su consumo a una ración al día de las cinco recomendadas (five a day).

Según la OMS, los azucares presentes en los zumos, denominados “azúcares libres” son hidratos de carbono sencillos que difieren de los naturalmente presentes en frutas enteras y cuyo consumo hay que limitar. Esto está en concordancia con el resultado del estudio mencionado anteriormente, en el que se encuentra una correlación entre el consumo de zumos y el aumento de la diabetes. Hay que tener en cuenta además, que una ración de zumo no se puede considerar equivalente a una ración de fruta. De hecho, el zumo, a pesar de proporcionar una cantidad superior de calorías que la fruta (generalmente en el zumo consumimos más fruta que si la consumimos entera y masticada), tiene un menor poder saciante, aunque el zumo sea recién exprimido y contenga toda la pulpa.

El consumo de zumos en lugar de fruta fresca no es el único punto preocupante. Los zumos están, además, desplazando al agua como bebida habitual durante las comidas, y sobre todo, en las meriendas infantiles.

El zumo es mucho más fácil de ingerir que la fruta sin exprimir, ya que no es necesario masticar, y esto lo hace muy atractivo para los niños. Los padres, preocupados por el consumo de frutas y verduras de sus hijos, prefieren darles zumos a que no tomen nada.

Sin embargo, a tempranas edades el consumo de alimentos enteros (entre ellos fruta) es necesario para estimular la masticación, por lo que el consumo de zumos no aporta ningún beneficio nutricional y sí un perjuicio fisiológico y en los hábitos alimentarios. A éste respecto, la American Academy of Pediatrics advierte que beber demasiados zumos incrementa el riesgo de sobrepeso y malnutrición, opinión apoyada por el comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría.

Parece tajante la postura de limitar o moderar el consumo de zumos, sobre todo en niños, pero la realidad es que existen graves sospechas de que el actual consumo de los mismos pueda contribuir a la actual epidemia de obesidad de la que España se sitúa en el grupo de cabeza, en algunas edades incluso por delante de países como Estados Unidos.

Read Full Post »